Inicio » Especialidades » Otorrinolaringólogo CDMX » Dolor de Garganta

Dolor de Garganta

Dolor de garganta es una molestia, dolor o picazón en la garganta, con frecuencia acompañado de dolor al deglutir.

CONSIDERACIONES GENERALES

Los dolores de garganta son comunes, especialmente en los niños. La mayor parte del tiempo, el dolor es peor en la mañana y mejora a medida que pasa el día.

Al igual que los resfriados, la gran mayoría de los dolores de garganta son causados por infecciones virales comunes, lo que significa que NO responden a los antibióticos. Muchas personas tienen dolor de garganta al comienzo de cada resfriado. Estos dolores pueden resultar de infecciones en la nariz o los senos paranasales, cuando el drenado baja por la parte posterior de la garganta, especialmente en la noche; o la garganta en sí puede estar infectada.

Algunos virus pueden causar tipos específicos de dolor de garganta. Por ejemplo, el virus Coxsackie algunas veces causa ampollas en la garganta, especialmente a finales del verano o comienzos del otoño. La mononucleosis y la gripe también pueden causar infecciones virales de garganta específicas.

Los estreptococos betahemolíticos del grupo A o la faringitis estreptocócica es la causa bacteriana más común de dolor de garganta, condición que en ocasiones puede llevar al desarrollo de fiebre reumática y, por lo tanto, se debe tratar con antibióticos. Esta infección suele presentarse con fiebre (superior a 38,3º C ó 101º F), con placas blancas purulentas en la garganta, con ganglios linfáticos inflamados o dolorosos en el cuello, al igual que con dolor de cabeza y dolor de estómago en los niños.

La faringitis estreptocócica es menos probable si el dolor de la garganta es parte de un resfriado común (con secreción nasal, oídos tapados, tos y síntomas similares). Esta condición no se puede diagnosticar en forma precisa observando únicamente la garganta; es necesario realizar pruebas de laboratorio.

Algunas veces, la respiración a través de la boca causa dolor de garganta en ausencia de cualquier infección. Durante los meses de aire seco del invierno, algunas personas despiertan con un dolor de garganta la mayoría de las mañanas, pero esto generalmente desaparece después de tomar algo.

El dolor de garganta también puede ser causado por alergia (rinitis alérgica).

Cuando se presenta dolor de garganta, algunas veces se inflaman las amígdalas (amigdalitis) y, algunas veces, se inflaman las partes que rodean la garganta, pero no las amígdalas. En cualquier caso, para la mayoría de los niños, no se recomienda la extirpación de las amígdalas con el fin de tratar de prevenir los futuros dolores de garganta.

Causas comunes

Respirar por la boca (puede causar la resequedad e irritación de la garganta)
Resfriado común
Faringitis viral
Gripe
Faringitis estreptocócica (causada por bacterias estreptocócicas)
Mononucleosis infecciosa
Hueso de pollo o de pescado o cualquier otro objeto extraño atorado en la garganta (para acciones de emergencia, ver RCP o asfixia en niños o adultos)
Intubación endotraqueal (inserción de un tubo)
Operación como amigdalectomía y adenoidectomía
Cuidados en el hogar

La mayoría de las irritaciones de la garganta desaparecen pronto. Entre tanto, los siguientes remedios pueden ayudar:
Tomar líquidos calientes. La miel o el té de limón es un remedio probado con el tiempo.
Hacer gárgaras varias veces al día con agua tibia con sal (mezclar ½ cucharadita de sal en una taza de agua).
Los helados o líquidos fríos ayudan en algunos casos de irritación de garganta. Chupar caramelos duros o pastillas para la garganta puede ser muy refrescante, dado que incrementa la producción de saliva. A menudo esto es tan efectivo como los remedios más costosos, pero no se deben usar con niños pequeños debido al riesgo de ahogamiento.
Usar un vaporizador o humidificador de vapor frío para humectar y refrescar la garganta seca y adolorida.
Ensayar con analgésicos de venta libre como acetaminofén. La aspirina se debe evitar en los niños, dado el riesgo de presentarse el síndrome de Reye.
Los antibióticos generalmente no se recomiendan en ausencia de una prueba positiva para estreptococos o un cultivo de garganta.

Se debe llamar al médico si

Se debe llamar al médico si se presenta:
Dificultad para deglutir con características severas o dificultad para respirar.
Babeo excesivo en un niño pequeño.
Una fiebre de 38,3º C (101º F) o mayor.
Ganglios linfáticos inflamados o sensibles en el cuello.
Pus en la parte posterior de la garganta.
Erupción cutánea que se siente áspera y aumento en el enrojecimiento de los pliegues cutáneos.

Lo que se puede esperar en la clínica

El médico lleva a cabo el examen físico o chequeos médicos y es posible que desee conocer algunos detalles acerca del dolor de garganta, tales como:
¿Por cuánto tiempo ha estado presente el dolor de garganta?
¿Otros miembros de la familia han padecido dolor de garganta recientemente?
¿El dolor aumenta, disminuye o sigue igual?
¿Puede deglutir la saliva, los líquidos o los alimentos?
¿Se presenta babeo excesivo (bebés)?
¿Se presenta ronquera?
¿Puede dormir? ¿Es peor en la noche?
¿Respira por la boca?
¿Es el dolor menos intenso en la mañana? ¿Es el dolor menos intenso cuando hay aire húmedo o neblina? ¿El dolor mejora al utilizar medicamentos?
¿Qué otros síntomas están presentes?: respiración ruidosa, fiebre, sibilancias, alergias, erupción cutánea
¿Ha tenido una cirugía o lesión recientemente?
¿Se presentan ganglios linfáticos inflamados en el cuello?
¿Hay úlceras o pus en la parte posterior de la garganta?
¿Hay sensación de náuseas?
¿Qué medicamentos está tomando?
¿Cuál es la dieta habitual?
Algunos de los exámenes diagnósticos que se pueden realizar son:
Conteo sanguíneo completo
Prueba de anticuerpos heterófilos (para descartar mononucleosis)
Cultivo de garganta o prueba rápida para estreptococo

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento se pospone hasta que se conozcan los resultados de los cultivos. Los médicos suelen iniciar el tratamiento del dolor de garganta inmediatamente cuando hay antecedentes familiares de fiebre reumática, si el paciente ha tenido fiebre escarlatina o si en la comunidad se presenta un brote de fiebre reumática en el momento. De otra forma, no se deben suministrar antibióticos, a menos que la prueba para estreptococo (cultivo o prueba rápida para estreptococo) sea positiva.

Los antibióticos deben tomarse desde el momento inicial hasta completar la dosis prescrita, incluso si los síntomas ya han mejorado. Los niños pueden regresar a clases o a la guardería 24 horas después de haber iniciado los antibióticos.

En el caso del dolor de garganta debido a una mononucleosis infecciosa, se recomiendan el reposo y el tratamiento casero.

Se puede recomendar el tratamiento antibiótico si el dolor de garganta es causado por amigdalitis, aunque algunas veces es viral y desaparece sin tratamiento (rara vez se requiere operar). Los dolores de garganta recurrentes o persistentes sin infección bacteriana pueden ser causados por alergias y requieren tratamiento antialérgico.

Prevención

Se recomienda limpiar las manos frecuentemente, especialmente antes de comer. Esta es una forma potente de ayudar a prevenir muchas de las infecciones de la garganta. Algunas irritaciones de la garganta se podrían evitar reduciendo el contacto con personas que tengan este problema, pero a menudo estas personas son contagiosas incluso antes de tener los síntomas, así que este método es menos efectivo.

No hace mucho, se extirpaban las amígdalas en un intento por prevenir las irritaciones de la garganta, pero este procedimiento ya no se recomienda en la mayoría de las circunstancias.

El uso de un vaporizador o humidificador de vapor frío puede prevenir algunas irritaciones de la garganta causadas por la respiración de aire seco con la boca abierta.

Comprometidos
con tu salud

https://clinicapromesa.com/wp-content/uploads/2020/07/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-problemasparaembarazarse-mejoresdoctores-bariatracdmx-bajardepesocdmx.png

Bariatría

Médicos especialistas en prevención y tratamiento de la obesidad. ¡Baja de peso con la asesoría de un médico!

https://clinicapromesa.com/wp-content/uploads/2020/06/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia.jpg

Ginecologia y Obstetricia

Atención durante el embarazo y el parto, así como el diagnóstico y tratamiento de enfermedades en los órganos reproductivos femeninos.

https://clinicapromesa.com/wp-content/uploads/2020/06/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia-1.jpg

Urología

Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades morfológicas renales y de las del aparato urinario y retroperitoneo que afectan a ambos sexos.

https://clinicapromesa.com/wp-content/uploads/2020/06/clinicapromesa-urologia-odontologia-bariatria-trauma-ortopedia-otorrino-ginecologia-dermatologia-cardiologia-pediatria-maxilofacial-cirugiaplastica-medicinainterna-cdmx-ginecologia-2.jpg

Odontología

Diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades que afectan a cualquier parte de la estructura mandibular.